m

Fennec Box for Athletes and Fighters

Tanto en la vida como en el deporte el ser humano se propone alcanzar unas metas y necesita una dirección y una intensidad de esfuerzo adecuada para llegar a estos objetivos. Esa dirección e intensidad es lo que conocemos como motivación, la gasolina que abastece a nuestra mente para que sea capaz de realizar cada una de las acciones que convierten un sueño en una meta real.

Este impulso mental es un elemento clave en el éxito personal, profesional y deportivo y su estudio, desarrollo y gestión corresponde al Coaching, una metodología de aprendizaje y entrenamiento que se ha hecho hoy en día totalmente indispensable en el mundo del deporte y mundo empresarial de élite.

También tenemos esta imagen mitificada, por propia experiencia o por experiencia ajena, de la figura tradicional del “entrenador” como un guía, casi un segundo padre,  que busca el desarrollo personal de sus alumnos, cosa que es cierta pero que hay que mirar desde la perspectiva de que esta paternalidad es una herramienta utilizada en el entrenamiento tradicional para la instauración de una disciplina, un sistema ético de trabajo y una motivación lo suficientemente intensa que lleve a la consecución de un objetivo concreto: maximizar la eficiencia y el rendimiento deportivo, poniendo en segundo plano el valor del propio desarrollo personal que se consigue durante el proceso e incluso sacrificándolo si hace falta priorizar los resultados y eficiencia.

Sin embargo, el Coaching Motivacional va mucho más allá que el trabajo de motivación de nuestro entrenador para que alcancemos nuestro máximo rendimiento. Trabaja con fundamentos e influencias de la Psicología humanista como la filosofía existencialista, la fenomenología, la neurolingüística, la inteligencia emocional o la Psicología positiva.

El coaching consiste en una metodología que nos va a permitir reconocer nuestros verdaderos objetivos vitales, empresariales o deportivos y afrontar con seguridad las etapas y cambios hacia esa meta, gestionando las emociones mientras nuestra motivación equilibra nuestras habilidades y nuestra meta evitando la frustración y el estrés generado por el cambio y el trabajo emocional y mental.

Un proceso de creación, aceptación y desarrollo personal a nivel físico, psicológico y emocional que en el mundo empresarial y deportivo de élite significa un factor diferencial a la hora de afrontar el camino que nos lleve al éxito y convierta nuestros sueños en realidades:  reconocer y aceptar a nuestro enemigo interior para vencerlo en épica batalla cuando llegue ese ineludible momento.

get_footer(); ?>